La Ultima

comprar trufas alucinogenas

El relato que viene a continuación fue mi última y aunque no mas mágica, sin lugar a dudas mas fuerte experiencia que he tenido con las setas alucinógenas.

Fuimos a casa de mi amigo Adrián, donde directamente Adrián y María se pusieron a hacer se pusieron a hacer comida mientras los demás dejamos nuestras cosas y nos acomodábamos en su habitación. Una vez la comida estuvo hecha, Lucas y yo nos fuimos a comprar Flor de la Pasión ( pues amplifica el efecto de las setas) a una tienda cercana mientras los demás comían ( recordemos que no deberíamos comer dos horas antes de tomar las setas para que el efecto sea mas potente).

Puesto que en la tienda no tenían cápsulas, solo tenían la tenían en la planta misma, compramos todo lo que tenían ya que era bastante barato y nos hicimos exactamente 1.8litros de té con ella. Le pusimos un poco de miel, y nos lo bebimos a medias Lucas y yo. He de decir que esta parte fue horrible y nos sentó bastante mal pues beber tanto de ese brebaje hizo que Lucas acabara yendo al baño y vomitar justo después de ingerir las setas. Por suerte para él, yo aún no me había terminado las mías ya que tenía 5g y la verdad tenía miedo de que la flor de la pasión amplificara tanto el efecto que me llevara a la pérdida del ego, así que le dejé 2g de mis 5 a Lucas.

Pese a que yo no vomité, me encontraba fatal del estómago, y estuve tumbado 30/45 minutos. Para entonces ya eran las 11.48pm y recuerdo muy bien esa hora exacta porque juraría que se me hizo eterna. Estaba algo feliz, y de repente me di cuenta de que los colores de la habitación eran mucho mas vívidos y artísticos, mientras que mis amigos parecían casi resplandecer. Estuve admirando los colores y las formas de la habitación lo que a mi me pareció ser mas de media hora, durante la cual noté como se me iba hinchando el estómago progresivamente hasta el punto en que podía notar que estaba muy tenso de lo hinchado que estaba. Miré el reloj mientras me levantaba para ir al baño; 11.48. Había vivido lo que yo juraría que habría sido por lo menos una hora ya, pero no había pasado ni un mísero minuto.

Avalon Forum

En cuanto estuve de pie me di cuenta de cuanto necesitaba ir al baño así que tambaleándome sin saber porque, me dirigí a las escaleras para bajar al baño, pero en cuanto llegué al borde de las mismas, me sorprendí por su longitud. En mi vida me habían parecido tan largas, y para colmo, en cuanto empecé a bajarlas vi como se alargaban aún mas, lo que me hizo no solo sorprenderme y bajar, sino recordarme el profundo dolor que sufría mi estómago en esos momentos. El dolor llegó a tal punto que pensé que me iba a desplomar y rodar por las escaleras, incluso pensé en que dirían mis amigos en cuanto oyeran mi peso muerto rodando por las escaleras; pero por suerte para mi eso nunca llegó a pasar.

Llegué al baño a duras penas, y tras sentarme un buen rato y echarlo todo, me empecé a dar cuenta de que las cortinas se estaban moviendo. Los dibujos de las cortinas se deslizaban como una serpiente ascendiendo. Parpadeé un par de veces, pero solo hizo que la alucinación fuera mucho mas clara. No había duda de que se movía.

Volví a arriba, ya con el estómago considerablemente menos hinchado, y mis amigos estaban fumando marijuana. Fumé un par de caladas pues sabía que aumentaría el efecto, pero después de eso me excluí de el grupo y de su conversación ya que no soportaba a esa gente. Y estamos hablando de mis mejores amigos quienes estaban ahí, pero no podía soportarlos, así que me fui a un sofá me tumbé, cerré los ojos y ahí empezó mi viaje. Tenían la música puesta, y yo, con los ojos cerrados, podía notar y hasta sentir el ambiente y el ritmo de la música. Es algo inexplicable que solo podría describir como estar en una completamente nueva y diferente dimensión. Una dimensión donde tu cuerpo desaparece completamente, y sencillamente te dejas llevar por los sentimientos que provocan el ambiente. Pero no hablamos de sentimientos físicos, o ni siquiera mentales. Son unos sentimientos mucho mas profundos que no sabría ni describir.

Al cabo de dos horas que no se como se pasaron ( ya que en esa nueva dimensión el tiempo no tenía ningún sentido o lógica) vino Paula y se tumbó junto a mi, e iniciamos una conversación de unos 30 minutos. En ella, hablamos sobre esa noche y otras cosas poco relevantes, pero experimenté unas sensaciones muy ambiguas durante la charla. Cuando abría los ojos, para mirarla, me sentía atrapado en mi cabeza, hasta el punto en que llegué a pensar que mi cuerpo no era mi cuerpo, y me encontré paralizado sin poder moverme durante unos minutos. La sensación general me recordó plenamente a la de estar en un sueño, pero sabiendo que lo estás, pues estaba en un estado de meditación profundo en el que mi cuerpo no era mi cuerpo y yo vagaba libremente por mi mente.

Al cabo de un rato, me despertaron de mi viaje Adrián y Paula, invitándome a que socializara un poco con todos los demás, pues había estado ahí ya 3 horas, pues ya eran las 2.32am. Me levanté, y nos pusimos a hablar mientras yo jugueteaba con una tableta Windows que tenía mi amigo. La tableta me pareció absurda. Me daba la sensación de que era un juguete, y que pese a que pretendía ser simple e intuitiva, no era para nada fácil de usar ni mucho menos efectiva. Me pareció un trasto intentando imitar la tecnología. Me puso casi de mal humor. Estuve jugando con ella un buen rato hasta que me aburrí y volví a ir al baño pues volvía a notar mi estómago bastante hinchado. Cuando estaba en el baño, no solo vi como se deslizaban las cortinas una vez mas, sino que hasta vez, mirando a la alfombra, vi como esta última se crispaba formando formas según iba mirando a diferentes sitios de la misma. Noté como podía ver hasta el más ínfimo detalle de la alfombra, sin importar la distancia que había entre nosotros pues parecía que podía hacer zoom en ella con una lente de ojo de pez. Además, parecía que la alfombra respiraba y se mecía levemente mientras creaba formas geométricas irregulares.

Volví a arriba tras un buen rato admirando los fenómenos visuales que me causaron las setas, pero para mi sorpresa, seguían siendo las 2.34. Seguidamente, me tumbé en la cama con Paula, María y Lucas, donde me quede en trance durante otras dos horas hasta quedarme dormido. Durante este último, cómodo y cálido debajo de las mantas, se podía sentir el cariño y el amor que había en la habitación.

comprar kits de setas alucinogenas